LA RENTABILIDAD DEL AUTOTRANSPORTE DE CARGA EN MÉXICO*

Dr. Ambrosio Álvarez Alvarado

Plantel México D.F.

Es notorio que actualmente ha evolucionado la industria del transporte de carga en México, por lo que ésta requiere de mayores análisis e investigaciones en la parte fiscal y financiera, para entonces seguir siendo viable como empresa de negocios.

Es un sector que requiere de mucho apoyo gubernamental para ser competitivo y por otro lado, todos los participantes deben de desarrollar estrategias adecuadas en todas las áreas para sobrevivir, desarrollarse, crecer y poder ubicarse al nivel de sectores de transporte internacionales como los de Estados Unidos y Europa. Para poder competir financieramente, la administración de las empresas de autotransporte de carga deberán desarrollar nuevos modelos financieros y de igual forma, para ahorrar costos, deberán incorporar nuevas tecnologías operativas y administrativas que permitan el fortalecimiento de estas empresas.

Hoy en día, la edad promedio de los tráileres (tractocamiones) que circulan por las carreteras de México es de 16 años y año tras año se han presentado quiebras masivas de micro, pequeñas, medianas y grandes empresas de este giro.

La antigüedad de la flota vehicular del autotransporte de carga resta competitividad a las demás ramas industriales y vuelve al sector poco productivo y rentable.

En el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas es aún más evidente el mal uso de las fuentes de financiamiento, lo que se traduce en la conformación de una mala estructura de capital, desaprovechando el escaso financiamiento dirigido al autotransporte de carga. Esto ha llevado al sector autotransporte a ser poco competitivo a nivel global y a enfrentar un gran problema en la apertura total del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), por su baja competitividad.

Las presiones financieras de corto plazo, la enorme competencia de empresas globales, las oportunidades que se presentan para iniciar nuevos negocios, los avances tecnológicos, los compromisos fiscales y las aspiraciones de los países en vías de desarrollo de alcanzar los estándares de consumo del mundo industrializado, obligan a las empresas del autotransporte de carga de México a ser cada vez más competitivas.

El desafío es desarrollar proyectos sustentables que además sean compatibles con la realidad económica actual. Los modelos innovadores de negocios y de productos deben ser fiscal y financieramente viables, o no importará lo buenos que sean, tanto en términos de negocios como sociales. Los empresarios del autotransporte de carga deben de emparejarse con las ramas industriales más avanzadas tecnológica y financieramente para ser competitivos y poder generar valor a los demás sectores.

Al participar activamente en la asesoría de micro, pequeñas y medianas empresas transportistas en áreas fiscales, financieras, de mercado, administrativas etc., encontramos varios problemas y uno recurrente es que la mayoría de las empresas del autotransporte tienen un manejo inadecuado de su estructura financiera, lo que genera que algunos de estas tengan la necesidad de vender unidades para pagar sus deudas acumuladas, debido a la mala administración fiscal y financiera. También se presenta el caso en el cual varias empresas del autotransporte de carga buscan endeudarse para financiar su crecimiento, pero muchas de éstas lo hacen de manera desordenada y no llevan a cabo una combinación adecuada de deuda y capital.

A medida que se analizan diferentes empresas de autotransporte de carga nos encontramos con una forma singular y actual de financiarse por parte de la mayoría de transportistas, ésta consiste en que dichos empresarios se financian en gran parte en función de la necesidad actual y no con un propósito real de utilidades, mayor flujo de efectivo, aprovechamiento de las ventajas fiscales y del mayor valor de la propia empresa.

Es fundamental para los empresarios del autotransporte de carga el recolectar información sobre las fuentes de financiamiento más relevantes, para conocer su costo financiero, los montos, plazos, garantías y demás elementos que faciliten su toma de decisiones.

Conforme a los antecedentes anteriores, es necesario que las empresas de transporte de carga definan una estructura de capital adecuada que les permita competir, crecer y no quebrar; ya que una exigencia de las instituciones financieras para otorgar financiamiento, es que las empresas de autotransporte se administren adecuadamente y tengan un buen control de los financiamientos recibidos.

Luego de una década de que el autotransporte de carga en México no recibió ningún tipo de financiamiento de la banca de desarrollo, Nacional Financiera lanzó un programa de crédito dirigido al micro y pequeño transportista; sin embargo, los beneficiarios coincidieron en que no satisface sus expectativas ante la falta de rentabilidad del sector y en gran medida se debe al mal uso de las fuentes de financiamiento y a la falta de visión de largo plazo.

Manuel Gómez presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, reconoció que el esquema de Nacional Financiera y el de otras instituciones financieras privadas sigue siendo caro, pues la industria requiere de créditos más blandos.

Es evidente que el sector del autotransporte solicita créditos más blandos, pero por otro lado, carecen de una estrategia de selección del financiamiento más adecuado que le permita obtener más utilidades y crear un mayor valor de capitalización, al carecer de una estructura de capital adecuada. Al recabar información sobre la estructura financiera y de capital de las diferentes empresas de autotransporte es notorio que existe muy poco de ésta al respecto.

La gran mayoría de las empresas del autotransporte de carga, ya sea pequeñas, medianas y grandes, carecen de manera formal de una estructura financiera y de capital que les permita mantenerse en su mercado, obtener utilidades y maximizar éstas, así como el valor de la propia empresa.

Este diagnóstico inicial sobre la estructura financiera y de capital, apoyado en investigaciones preliminares, así como en la observación, en las preguntas y respuestas de los empresarios del transporte y la lectura misma de tópicos esenciales de este tema, dieron como resultado el deseo de profundizar más en las empresas de autotransporte de carga y sobre todo en la parte de estructura financiera y de capital, que conlleva la maximización del valor de  la empresa.

En forma estricta la estructura de capital óptima es aquélla que maximiza las utilidades de una empresa, minimiza sus costos de capital, equilibra el riesgo financiero y comercial y crea el mayor valor total de una empresa. Lograr esa estructura óptima se convierte en un reto para los directivos y financieros de las empresas de autotransporte de carga.

Hace algunos años, asesorando a miembros de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, y hoy en día, como empresarios del transporte, encontramos  que la mayoría de los transportistas quebraban y desaparecían en su primer año de operaciones por diversas causas, una de ellas es que la mayoría combina de forma inadecuada el uso del capital propio con la deuda, muchos de estos empresarios se endeudan más allá de lo que su empresa puede pagar, aspecto que les genera falta de liquidez para cumplir sus compromisos futuros de pago de capital e intereses derivados de la deuda contraída, es importante recordar que estos pagos se vuelven fijos independientemente de los ingresos.

Evidentemente, el no tener efectivo afecta de manera inmediata la rentabilidad de la misma empresa, al volver poco productivos los activos de ésta, ya que la productividad de los activos se reduce significativamente al no poder moverlos o rotarlos con mayor frecuencia, esto genera incumplimiento con acreedores, lo que a futuro eleva el costo de capital al tener que pagar una mayor tasa de interés o en muchos casos la falta de liquidez ahoga a las empresas del autotransporte hasta llevarlas a la quiebra y el resultado final es una baja en el valor de la pequeña, mediana o gran empresa, ya que al no ser rentable, costosa y poco productiva, a nadie le interesa invertir en estas y por consecuencia a nadie le interesa comprar una empresa de este tipo o mantener su capital en ellas.

El que muchas empresas estén quebrando ante la falta de apoyo con métodos, técnicas y modelos que les faciliten la toma de decisiones, abre un hueco en la investigación en México. Es importante crear conocimiento que ayude a cubrir necesidades económicas y sociales y que impulsen a los grupos productivos a crecer y a desarrollarse sanamente en beneficio de nuestra sociedad. Es un reto muy grande buscar el desarrollo de los modelos adecuados que faciliten la toma de decisiones para sectores como el autotransporte de carga que genera miles de empleos e ingresos que benefician directamente a nuestro entorno.

En razón de lo anterior, es motivante generar y profundizar más en el conocimiento de la estructura financiera y de capital, y su relación con la rentabilidad.


* Artículo derivado de la tesis doctoral: Álvarez, A. (2010). Estructura financiera y de capital, que eleva la rentabilidad del autotransporte de carga en México. Aspectos financieros y fiscales. Tesis doctoral. Instituto de Especialización para Ejecutivos. México D.F.

3 Respuestas para “LA RENTABILIDAD DEL AUTOTRANSPORTE DE CARGA EN MÉXICO*”


  • Buen día, soy contador de un autotransportista persona física, y acaba de contratar en una aduana fletes, y tendrá ingresos superiores a los que tenía, le conviene hacerse persona moral ó seguir como persona física, tiene como 6 tracto camiones.
    Gracias.

  • Para los tiempos de hoy es importante realizar investigaciones sobre el autotransporte de carga, me parece un tema muy vasto e interesante, considero que debemos estudiar y analizar más a este sector.
    Se tienen pocos estudios sobre el autotransporte de carga, por lo que es importante aprovechar investigaciones como la anterior, para volver a este sector más competitivo.
    Interesante análisis.

  • Necesito mas informacion y asesorias para tener un negocio mas rentable en el transporte de carga.

Deje un Comentario